El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

27 diciembre 2011

PATANJALI. RECOPILANDO LOS YOGA SUTRAS

¿Quién fue Patanjali?
En algunos textos consideran a Patanjali un gran sabio que nació entre 100 y 800 años a.C.
Nació en Gonarda, India, y más adelante vivió en Kashmir.
Compiló todas las enseñanzas del Yoga que hasta entonces se habían dado oralmente durante muchos siglos.


Fue el primero en poner las enseñanzas por escrito para uso de los estudiosos, y de ahí que se le considere como el fundador del RAJA YOGA.
Los Sutras son las enseñanzas básicas de la escuela Trans-Himaláyica, de la cual
han provenido muchos de los Maestros de la Sabiduría: algunos estudiantes consideran que
las enseñanzas de los Esenios y de otras escuelas de pensamiento místico conectadas con el
nacimiento de la religión Cristiana están basadas sobre el mismo sistema, por haber sido
educados sus instructores en la misma gran escuela.
¿Qué es Yoga, y qué significa esa palabra?. Una de sus derivaciones la conecta con
la raíz sánscrita que significa “uncir” o “juntar”, y esto tiene la misma idea que la raíz de la palabra  “religión”, que significa “religar”. Puede tomársela, pues, como la ciencia de
unificar el alma con la Divinidad Eterna, la ciencia que enseña el método de unir con Dios
el alma humana. Otra derivación indicará “entrar en trance, meditación”. Ambas son
posibles y en realidad significan la misma cosa.
 
Los Sutras de Patanjali nos ofrecen las leyes de esa liberación, y las reglas,
métodos y medios que hacen “perfecto” al hombre que los siga.
Hablando muy en general, existen dos formas principales de Yoga en el Oriente:
HATHA Yoga (física) y RAJA Yoga (mental). La Yoga Hatha produce ciertas
condiciones por medio de ejercicios físicos; sus resultados son transitorios y no persisten en una vida siguiente. La Raja Yoga obra de dentro hacia afuera, principalmente por el
desarrollo y educación de los poderes sicológicos del hombre. Este es el método que sigue
Patanjali.
La adquisición del Adeptado se alcanza por la práctica de una Yoga óctuple. Es
progresiva y sucesiva, y se describe como sigue:

1. YAMA, abstención.
2. NIYAMA, restricción, disciplina religiosa.
3. ASANA, postura correcta.
4. PRANAYAMA, recto control del aliento.
5. PRATYAHARA, control mental y sensorial. 
6. DHARANA, concentración.
7. DHYANA, meditación.
8. SAMADHI, éxtasis, trance místico.
Por medio de esta práctica, el cerebro y las partes sutiles del yo inferior se ponen a
tono para la percepción del verdadero Yo. Esta percepción consciente se hace posible sólo cuando ese Yo puede “reflejarse en la materia mental”.
El tema de estos Sutras es el nacimiento del hombre espiritual en el hombre físico.
Por largas edades hemos estado inmersos en la naturaleza física y síquica, y dentro de esa
vida ha crecido un mundo mental de miríadas de imágenes y un centro de fuerzas de deseo inagotables. Estas energías síquicas anublan las verdaderas energías espirituales. Hay que descubrir al glorioso AUGOEIDES. Por lograr esto han trabajado y gemido las criaturas de todas las edades, de las cuales es heredero el hombre, esperando el alumbramiento final del Hijo de la Luz.
Este nacimiento es MOKSHA, la paz de la bienaventuranza espiritual.
Dvivedi dice: “Si un hombre quiere comprender su lugar en la naturaleza y ser feliz
y progresar, debe buscar el desarrollo físico, sicológico y moral que le permita penetrar en lo profundo de la naturaleza. Debe observar, pensar y actuar; debe vivir, amar y progresar...
A ese hombre de alta aspiración, en quien cuerpo, alma y mente obran en correspondencia, se le revelarán los más altos secretos de la naturaleza, y aun todos”. Eso significa desarrollar, controlar y trascender finalmente la naturaleza física. La gloria de la naturaleza espiritual es indescriptible, y sus poderes son inimaginables. 

Pero la Yoga y el entrenamiento oculto no son extraños o contrarios a la naturaleza.
El Yogui se unifica con la naturaleza en un sentido muy especial, y por tanto todos los
secretos de ella quedan abiertos a su percepción. LA VOZ DEL SILENCIO nos dice:
“Ayuda a la Naturaleza y trabaja con ella, y la Naturaleza te considerará como uno
de sus creadores y te prestará obediencia. Y abrirá de par en par ante ti las puertas de sus
recintos secretos, y exhibirá ante tus ojos los tesoros ocultos en las profundidades mismas
de su seno puro y virginal. Incontaminados por la mano de la materia, ella muestra sus
tesoros únicamente al ojo del Espíritu, alojo que jamás se cierra y para el cual no hay velo
alguno en todos sus reinos”.

La  obra  de  los  SUTRAS se divide en cuatro Libros. 
El Libro I desarrolla el problema de la unión, y considera el conjunto de la teoría de la Yoga. Define las naturalezas superior e inferior, y examina los obstáculos para la unión y
el modo de removerlos. Su tema es la comprensión del alma, la naturaleza síquica versátil.
 El Libro II desarrolla los pasos para la unión, la práctica de la Yoga y los medios para
alcanzar la concentración. Considera los cinco obstáculos y su remoción, y define los ocho
medios para alcanzar la unión. 
El Libro III describe los resultados que se alcanzan cuando
se llega a la meta, las conquistas o Siddhis, y las etapas de ahondar en la meditación. Su
tema es los poderes del alma.
El Libro IV trata de la iluminación total, en términos de conciencia y expresión, de
desapego y abstracción completa, de pureza perfecta.

PATANJALI. LA LUZ DEL ALMA (PDF)

No hay comentarios: