El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

29 abril 2018

MINDFULNESS: MEDITACIÓN DESDE LA CIENCIA

Atención Consciente, o Atención Plena, mindfulness, o Sati como se la designa en pali, es una práctica en la que tomamos conciencia de las distintas facetas de nuestra experiencia en el momento presente. Podemos aprender a ser conscientes de cómo nos movemos, cómo nos sentimos (tanto física como emocionalmente), y cómo respondemos o reaccionamos ante cada momento de la vida. Esta cualidad de conciencia es la base de toda vida creativa, ya que nos permite ser honestos, pragmáticos, despiertos, valientes, y vivir con un sentido profundo de iniciativa. 

Mindfulness es una cualidad de la mente o más bien la capacidad intrínseca de la mente de estar presente y consciente en un momento determinado, en un momento en que cuerpo y mente se sincronizan totalmente en un instante de realidad presente. Presencia plena y conciencia abierta se conjugan en un momento en nuestra mente/cuerpo/espíritu. Es esa cualidad propia de cualquier ser humano pero que ha sido motivo de estudio principalmente en el paradigma oriental.

La experiencia de mindfulness se devela y se entrena en una disciplina o práctica llamada meditación.

La práctica de meditación proviene de tradiciones milenarias que ponen énfasis en la legitimidad de la propia experiencia como fuente válida de conocimiento. La práctica se basa en entrenar el  estar presente y consciente en cada momento de nuestra vida;  acoger cualquier cosa que surja en nuestra experiencia, amorosamente y sin juicio;  abrir el corazón para hacernos amigos de nosotros mismos y permitir que surja la compasión por los demás. Nos permite recorrer el camino de nuestra vida y desempeñar nuestra labor en ella con el corazón abierto y la mente despierta.

El Budismo, tradición de la cual surge la práctica de meditación, es el conocimiento acumulado durante miles de años por la práctica de la observación directa de la mente y la realidad a través de prácticas de meditación. La práctica básica en la tradición budista es la práctica de shamatha-vipashyana, traducida al inglés como mindfulness-awareness. Las traducciones al español han sido diversas: atención plena, conciencia plena, presencia plena; así como awareness ha sido traducido como darse cuenta, conciencia abierta, etc.  Algunas de ellas son traducciones literales, conceptuales, otras intentan dar cuenta de la experiencia a la que hace referencia el término. El uso reiterado de la palabra “plena” en distintas traducciones alude a la cualidad que se manifiesta al sincronizar cuerpo-mente-espíritu en un momento dado y que como experiencia se caracteriza por la “plenitud”.

Chogyäm Trungpa Rinpoche, fue  un maestro budista tibetano que salió del Tibet con la invasión china. Al llegar a occidente estudió desde distintas miradas al “ser humano occidental” y expresó su impresión de que el budismo se manifestaría en occidente como psicología.

La psicología en occidente originalmente estudiaba la mente/psique. Sin embargo, cuando surge el paradigma científico que instala el método científico como el único método válido para acceder al conocimiento, la psicología hace un intento por usar la introspección como método para conocer la mente: un sujeto observa su propia mente como objeto de estudio y da cuenta de ella. Sin embargo, el método no alcanza el estatus necesario ante el poder del método científico y la psicología abandona la mente como su objeto de estudio y busca un objeto que sea sometible al método científico, la conducta. Si en ese entonces hubiésemos conocido la meditación o práctica de mindfulness, otro habría sido el derivar de la psicología. Pero, por algo no fue así y la conocemos recién hoy en que la psicología,  después de conocer muchos otros aspectos del ser humano, puede recuperar su objetivo original, cual es el estudio de la mente. Mindfulness es un método por medio del cual se puede acceder al conocimiento de cómo funciona la mente.

Dicho lo anterior, nos queda en evidencia que la práctica de mindfulness/meditación, aún cuando hay muchos distintos tipos de meditación y muchas distintas prácticas a las que les llamamos meditación, no es una práctica que tenga como objetivo la relajación, la paz, la mente en blanco. Todos estos son, sin duda, resultados posibles de una práctica que más bien busca conocer cómo funciona la mente y la realidad, cómo es que este modo de funcionar nos permite o no estar en paz. No es entonces, un modo de escapar de la realidad como piensan algunos; al contrario, su objetivo es permitirnos ver la realidad como es, desenmascarando las causas profundas de nuestro sufrimiento y despejando nuestra confusión mental. Consiste  básicamente en regresar una y otra vez, a la experiencia más inmediata de la realidad del momento presente, de manera  amable y sin juicio.

La experiencia de mindfulness consiste en simplificar la experiencia al máximo; reducir los estímulos externos al punto de “simplemente estar” en una situación donde “no pasa nada” en particular. En ella nos encontramos al desnudo solos con nuestra propia mente: puedo escuchar, sentir, observar, tocar cómo construyo mundos con ella y les atribuyo carácter de real, a tal punto que todo nuestro organismo reacciona como si lo que estoy pensando fuera cierto. También observamos cómo podemos soltar nuestro discurso interno y toda la realidad que habíamos construido desaparece, se esfuma dejando en evidencia que sólo era una construcción de mi propia mente. Podemos observar, sentados, sin nada que hacer más que prestar atención a nuestra respiración como reedito constantemente el pasado, anticipo y planifico constantemente el futuro y cómo ese momento presente que contiene toda la riqueza de lo que es simplemente real, nos pasa inadvertido.

El pasado ya pasó y no tiene vuelta, el futuro nunca llega porque cuando llega es presente; la única realidad real es el presente, ese momento pleno, simplemente real, en el que mente, cuerpo y espíritu están sincronizados, es el momento perfecto simplemente porque es lo que es. El regresar una y otra vez, de manera amable y consciente, a ese espacio de apertura e intimidad con nuestro momento presente, es la invitación que nos hace la práctica de Mindfulness.

El objetivo es lograr un profundo estado de conciencia durante la sesión, y se usan varias técnicas concretas para alcanzarlo. Perseguimos conseguir que nuestra conciencia se relaje y no elabore juicios de nuestras sensaciones, sentimientos o pensamientos. Saber qué acontece en nuestro fuero interno en cada instante a través de la gestión de los procesos atencionales. 

El Mindfulness consigue separar la persona de sus pensamientos para poder reconocerlos y poner en duda los patrones mentales, otorgando un gran peso al aquí y el ahora mediante una atención total al momento presente.


Idealmente, el Mindfulness debería practicarse durante media hora al día, aunque se recomienda comenzar con sesiones más cortas, de no más de diez minutos, para ir aclimatando la mente a las nuevas sensaciones e ir construyendo poco a poco estados mentales de meditación. Si nos propasamos con el tiempo al principio, es fácil que terminemos frustrados al dedicar mucho rato seguido a algo que aún no sabemos hacer bien, y terminemos cansándonos y abandonando esta rutina.

Por lo tanto, aprender a hacer Mindfulness puede requerir cierto tiempo de práctica hasta que seamos capaces de meditar en casi cualquier circunstancia.


gelicesHay que tratar de buscar un sitio libre de ruidos, con una temperatura entre 18 y 25º y en la que nos sintamos confortables. No hay que olvidarse de desactivar teléfonos, alarmas, aparatos electrónicos y todo tipo de ruidos y ondas que nos puedan molestar o interferir en la meditación. En caso de que pongamos música de fondo, es importante que ésta sea relajante y con ciclos repetitivos para impedir que acapare nuestra percepción. 

Algunas personas prefieren realizar la meditación en entornos abiertos, en su jardín o en un parque público. No es una mala decisión, pero es importante escoger un sitio que no sea muy concurrido y esté libre de ruidos y elementos distractores. El uso de ropa cómoda siempre será un elemento positivo de cara a la meditación, y se recomienda quitarse el calzado y todos los complementos que puedan oprimir el cuerpo.



La posición para el Mindfulness será, simplemente, sentarse cómodamente en el suelo; no necesariamente en la posición de loto, pero sí es básico que la postura deje la espalda en un ángulo recto para facilitar la respiración. Se puede emplear un cojín, una esterilla o una toalla para estar más cómodos. En el caso de que el cojín sea bastante grueso, será recomendable inclinar la zona pélvica hacia delante, sentándonos en el extremo. 


Las vertebras deben permanecer en una posición recta, sujetando el peso del tórax, el cuello y la cabeza. Las piernas y los brazos deben permanecer relajados pero sin desestabilizar la línea de la columna. Por ejemplo, es una buena idea dejar caer los brazos apoyándolos encima de las caderas, o bien simplemente dejarlos colgando. Si la postura alcanzada nos genera tensión en algún área del cuerpo, será preciso reajustar la posición corporal.

LOS 5 KLESHAS (VENENOS)

La vida es un tapiz de experiencias: altibajos, alegrías, tristezas, los placeres y dolores de la vida. Una experiencia que puede ser particularmente desafiante es la del sufrimiento. La sabiduría  Vedanta te recuerda que, en ausencia de la iluminación, la vida contiene sufrimiento.

A diferencia del dolor, una experiencia física, mental o emocional incómoda, el sufrimiento es el estado de estar atrapado en la situación e identificarse con él como un aspecto de su ser. En otras palabras, el dolor es lo que te sucede; El sufrimiento es tu interpretación y reacción a ese dolor. Por lo tanto, el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es opcional. Pero, ¿cuáles son las raíces del sufrimiento y de dónde vienen? Según Vedanta, hay cinco causas específicas de sufrimiento: los cinco Kleshas .

En sánscrito, la palabra Klesha significa veneno y se refiere a un estado mental negativo que oscurece la mente y permite que surjan las condiciones del sufrimiento. Al trascenderlos, puedes ser liberado del sufrimiento. 




Desconociendo la verdadera naturaleza de la realidad
Este es el estado de ignorancia o Avidya que surge cuando olvidas tu verdadera naturaleza como ser espiritual. Tu verdadera identidad es la de la conciencia pura y sin límites . Eres inmortal y eterno, y abarcas puntos focales eternos de la conciencia que nunca nacieron y nunca morirán. Eres el potencial infinito de todo lo que es, todo lo que alguna vez fue, y todo lo que será.

Desafortunadamente, la actividad turbulenta de la vida material ha eclipsado este entendimiento de tu conciencia. Y cuando no entiendes esta verdad esencial de quién eres, preparas el escenario para que surjan los otros cuatro Kleshas .

Identificación con un falso sentido del yo
Una vez que has olvidado tu verdadero yo, sustituyes una identidad falsa en su lugar. Este yo restringido es el ego ; la fabricación momentánea de tu autoimagen que se define por las posiciones y posesiones de la vida. Conocido en sánscrito como Asmita, este es el velo o la cubierta que esconde tu verdadera naturaleza y te hace quedar atrapado en un egoísmo desenfrenado.

Una gran cantidad de sufrimiento es causada por la necesidad del ego de aprobación y genera sufrimiento cada vez que sus necesidades no se cumplen.




Apego a objetos de deseo
Raaga, o apego, es el acto de aferrarse a algo que es ilusorio o impermanente. Cuando estás profundamente apegado a algo, es una indicación de que tienes miedo de que te lo quiten. Esto crea una profunda sensación de inseguridad dentro de ti porque sabes que lo que sea que tienes puedes perderlo en cualquier momento, entonces te aferras aún más.

El apego causa sufrimiento al generar una corriente de fondo de miedo, tensión, ansiedad y temor a la pérdida que es el subproducto inevitable de la vida en el nivel material.

Aversión o repulsión de cosas que no quieres
Si bien el apego es el acto de aferrarse a las cosas, las personas o las situaciones que deseas, Dvesha, o la repulsión, es evitar las cosas que no deseas. Cualquier cosa que represente una amenaza para tu ego te hará retroceder. Va a hacer todo lo posible para alejarse de esas cosas y empujarlos tan lejos de su mente como sea posible.


jose gelices asana
José Gelices en Supta Padangusthasana

La aversión lleva al sufrimiento al atraerlo hacia la negatividad, el miedo, lo que ocurre y, en el peor de los casos, pensando en lo que hará si no puede evitar lo que más teme.

El miedo a la muerte
Abhinivesha , o la voluntad de vivir, es el apego final: el apego a la vida misma. El miedo a la muerte es una experiencia compartida por casi todos los seres humanos, incluso aquellos que viven en la miseria. Está esencialmente aferrado a todo lo que tienes y todo lo que has conocido. La muerte es el gran desconocido y se acerca más a cada uno de nosotros todos los días.

El miedo a la muerte causa sufrimiento al dar lugar a todos los demás miedos, ansiedades, dudas y preocupaciones.

Recuerda tu verdadera identidad
Todo el sufrimiento humano se puede atribuir a uno de los cinco Kleshas . ¿Cómo escapar de este ciclo de sufrimiento? Patanjali comparte una comprensión vital en el Capítulo 2, Sutra 4 de The Yoga Sutras cuando escribe:

"La ignorancia de nuestra naturaleza real es la fuente de los otros cuatro, ya sea que estén inactivos, débiles, suspendidos o completamente activos".

Lo que esto significa es que todas las causas del sufrimiento están contenidas dentro de la primera causa de no conocer la verdadera naturaleza de la realidad. Cuando recuerdes tu verdadera identidad como espíritu puro:

Tu ego ya no dominará tu conciencia, ofendiéndose, o buscando la aprobación de los demás.
Dejarás de lado tus apegos, comprendiendo que en un universo material impermanente todo tiene un comienzo, un medio y un final.
Ya no evitarás esas cosas que temes, sabiendo que esas cosas son impermanentes e ilusorias, y no pueden causar daño a tu verdadero yo.
Estarás libre del miedo a la muerte al darte cuenta de que la muerte no es más que una transición entre una expresión de tu espíritu y otra, y que tu vida es como un relámpago en el cielo, un paréntesis en la eternidad.
Trascender el sufrimiento a través de la meditación
Para trascender el primer Klesha y, por lo tanto, los cuatro restantes, Patanjali da la siguiente guía en Sutras 10-11: "Las causas sutiles del sufrimiento son destruidas cuando la mente se vuelve a fundir en lo no manifiesto. Los efectos del sufrimiento son descartados a través de la meditación ".

La meditación es la clave que desbloquea la prisión del sufrimiento al devolverle al estado de conocimiento de quién realmente somos. Te conectas nuevamente al campo de la conciencia pura y, al hacerlo, levantas el velo del egoísmo, eliminas la necesidad de apego y disipas el miedo a tu propia mortalidad. La meditación también puede crear el espacio, o ser testigo de la conciencia, que te permite notar los Kleshas a medida que surgen en tu conciencia. Al ver a los Kleshas por las ilusiones que son, pueden ser liberados de su control.
                                             
                                                                                Texto  extraído de www.medicinayurvedica.com

05 marzo 2017

EL INICIO DEL CAMINO

"Atha Yoga Anushasanam" - Y.S. I-1

Lo primero que menciona Patanjali es que no existe yoga si no hay un maestro y un alumno. Y que cuando eso sucede, cuando el alumno viene al maestro y comienza ese vínculo, ya nada será igual.


Atha es un pranava, es una palabra muy auspiciosa y especial. Al pronunciarla, se está diciendo que esa experiencia dará lugar a un cambio, una verdadera transformación. El alumno dice "atha". Y el maestro lo espera en "anushasanam", que literalmente quiere decir enseñanza. Sin embargo, en esa idea de enseñanza está encerrado el concepto de experiencia (anu, aquello que sigue a; shasanam: enseñanzas). El maestro es aquel que puede unirse al alumno porque ya siguió o experimentó las enseñanzas. No se las contaron, no las leyó. Las vivió. Pero entonces ¿cómo se unen maestro y alumno? A través de esa palabra en el medio del sutra que los encuentra: yoga. Yoga es el vínculo; es lo que une al alumno (atha) y al maestro (anushasanam). Yoga se forja en el mismo instante en que "un alumno" busca a "un maestro" para decir "atha". Y entonces, casi como una compuerta evolutiva, ya no es posible volver atrás. Decir "atha" implica maestro e implica vínculo, es claramente una experiencia iniciática.


Este primer sutra también resalta la importancia de la experiencia. Yoga comienza cuando hay un alumno dispuesto a dar ese primer paso (atha), que vincula (yoga) con un maestro experimentado (anushasanam). El camino del yoga dá sus primeros pasos cimentados en la voluntad de aprender (adhikara) y la autoridad para enseñar (pratijña) que proviene de la experiencia (anushasanam). Entonces la experiencia de yoga no se puede contar o leer o ver. Yoga solo puede ser experimentado. Desde este lugar también, Patanjali deja claro que él no está inventando algo nuevo, sino difundiendo enseñanzas que ya se vienen transmitiendo. Así, el primer sutra es un pronunciamiento, una expresión de un estado de compromiso (sankalpa).

Cuando decimos trivialmente "voy a hacer yoga" mientras me miro la calzas en el espejo, recojo mi yoga-mat y tomo un sorbo de la última versión de agua mineral podemos preguntarnos si hay alguna parte, siquiera alguna parte adentro nuestro, dispuesta a decir "atha" alguna vez...

Recién allí, cuando eso suceda, el camino habrá comenzado. 





                                                                                                        "Yoga Personalizado", Gabriela Binello  


29 enero 2017

SADHU. EL MONJE AUSTERO

El sadhu (conocido también como yogui y sanyasi), es un asceta hindú que ha renunciado a la casta, posición social, dinero y autoridades, y ocupa un lugar especial en la sociedad hindú.
Como el que busca el alma universal a fin de ser absorbido en ella, el sadhu es diferenciado del clero ortodoxo ya que la renuncia es considerada superior a los rituales de los sacerdotes.


   El concepto de sadhu tiene su origen en las imágenes más temprenas de Shiva, con su pelo enmarañado y el cuerpo cubierto de cenizas. Un sadhu no tiene ninguna casta y es libre de atarse a cualquier estrato de la estructura social. Al sadhu se le atribuyen la mahyor parte del desarrollo de la cultura india, el arte, la arquitectura, la música, la poesía y la literatura, influyendo y formando el mundo que él ha abandonado con sus viajes interminables de un lugar sagrado al otro, cantando canciones y recitando poesía y llevando iconos, pinturas y otros objetos santificados.

   El sadhu por lo general lleva en su frente las tres líneas del tridente de Dios, dibujado en ceniza o pasta de sándalo que puede ser vertical u horizontal. Variaciones interminables de estas señales sectarias, dependiendo de la secta, son posibles.
El sadhu puede decorar su cuerpo con varias línes y marcas, cubrir el torso entero de cenizas, llevar un tridente metálico y usar rosarios. El pelo y la barba están enredados y sin cortar.

Shaivite Sadhus son seguidores de Shiva y son divididos en varias sectas. Los Dasanami (monjes con diez nombres) es una secta que tiene aproximadamente diez filiales dispersadas por todas partes de la India. Cada una de ellas tiene una rama militante armada llamada el Nagas. Ellos siguen el Tantrismo y el Shaktismo, comen carne, toman estimulantes y a menudo son criticados por sus prácticas eróticas. Los Gorakhnathis usan pendientes grandes. Los Aghori yoguis son conocidos por sus ritos que involucran a los muertos. Los Lingayats centran su adoración en el linga como el símbolo de Shiva.

Vaishanavite Sadhus son devotos de Vishnú y representan un desarrollo posterior al de los Shaivite. Comúnmente llamados Vairagi (separados), ellos son miembros de varias escuelas del Bhakti (devoción). Ellos no enfatizan los extremos ascéticos de los Shaivites. Su señal de identificación común es una V blanca usada en la frente, más una línea en blanco o rojo en el centro. Normalmente usan blanco y llevan cuentas del Tulsi (albahaca sagrada). A diferencia del hindú común que es cremado, el sadhu es sepultado, por lo general sentado. El lugar del entierro generalmente se convierte en un lugar de culto.
                                 
                                                                                            Introducción al hinduismo por Dharam Vir Singh

06 diciembre 2016

LA ILUMINACIÓN ES LA ESPIRITUALIDAD

El texto es la vida

Lo importante es despojarse de ilusiones y emociones que no
tienen cabida porque no son reales. Ilusionándose no alcanza uno
la libertad ni la mística. Dice Sócrates que: «La vida no
conocida, no vale la pena vivirla». Hay que disfrutar de las cosas, conocerlas y elegir lo constructivo. Hay que disfrutar de todo, pero sin apegarse a nada.

Cuando te desapegues, verás cómo disfrutas mucho más de todo, pues serás mucho más libre para recrearte en cada cosa sin quedar fijada en ninguna.


El dudar es esencial para la fe. El único enemigo de la fe es el miedo, no
la duda, pues si no dudas, no cuestionarás ni robustecerás tu fe, y entrarás fácilmente en el fanatismo. El fanático es el que no puede resistir el cuestionarse las cosas, y si alguien las cuestiona en su presencia se horroriza, porque teme el que le hagan dudar. No olvides que, según vives en esta vida, serás en la otra. Es ahora cuando has de buscar la verdad por ti mismo.

Una persona que camina hacia la iluminación, lo primero que se
cuestionará es: ¿Estaré loco yo, o es que están locos los demás?. Si al atacar tu doctrina tú te molestas, mala señal. ¿Por qué no escuchas y luego cuestionas?.
Tampoco te es válido poner tu seguridad en las personas que piensan como tú.

Lo importante es escuchar y cuestionarlo desde tú mismo. Esa responsabilidad es sólo tuya y no puedes apoyarla en otro por mucho prestigio y credibilidad que tenga. La apertura, así se llama fe. La fe no es inamovible y has de renovarla continuamente para que esté viva.

Nunca puedes estar seguro de a dónde esa fe te va a llevar. Es esa la fe que redime la vida, dejando muerto el pasado y empujándote al presente. El presente es la vida, y sólo aquí está Dios y la Eternidad. Por ello hay que vivir despierto, vigilante, para no perderte nada de ella.

                                                                                                Anthony de Mello 
                                                                                                                                La Iluminación es la Espiritualidad


30 octubre 2016

CLAVES DE LA FLEXIBILIDAD

Ejercicios de flexibilidad son un componente importante de cualquier programa de acondicionamiento físico. Son suaves y ayudan a mejorar la longitud de los músculos.
Los ejercicios de flexibilidad ayudan a aumentar el rango de movimiento en las articulaciones. Los  ejercicios de estiramiento  son muy útiles para eliminar problemas de dolor en varias partes del cuerpo.


Rafael Conejo (Profesor Karate-do)
Uno de los principales objetivos de hacer estos ejercicios es que los tejidos conectivos que rodean sus músculos son alargados. Hacer estos ejercicios de tres a cinco veces a la semana es lo ideal y conduce a que tu cuerpo sea mucho más flexible. Estos ejercicios son muy útiles para quienes tienen problemas de espalda. También mejoran la postura. Proporcionan un físico relajado.
Los ejercicios de flexibilidad tienden a ser ignorados o poco practicados, pero son muy importantes. Los ejercicios de flexibilidad deben incluirse si o si en un régimen de ejercicios, ya que son muy importantes. Esta inclusión debe ser por lo menos de tres a cinco veces a la semana. 

Los ejercicios de flexibilidad alargan y extienden los músculos en su cuerpo y conducen a un mayor rango de movimiento. Más agilidad y libertad de movimiento en la vida cotidiana.
Con la edad, la flexibilidad en el cuerpo disminuye. Por lo tanto, la elongación del músculo conduce realizar las tareas diarias con más facilidad y sin los riesgos de accidentes o lesiones. Los ejercicios llevan a mejorar la circulación sanguínea. 

Hay un seguimiento mejorado de la sangre a los músculos y se puede evitar el dolor de la artritis. Hay mejoría notable de la postura. Quien practica ejercicios de flexibilidad y estiramiento de manera regular tiene una mayor movilidad y hay menos riesgo de caer y lastimarse.
Los ejercicios de flexibilidad también ayudan a la persona en el alivio de tensión. Durante el estrés, los músculos se estrecha y el alargamiento en el ejercicio de los músculos conduce a la liberación de la tensión. 

Es  necesario incorporar en la práctica de yoga  ejercicios de flexibilidad de los músculos de la base. Estos músculos están en el tronco y la pelvis. Asi se  evita la posibilidad de una mala postura, dolor lumbar y lesiones musculares. Por lo tanto, los ejercicios de flexibilidad proporcionan un cuerpo relajado y reducen los dolores musculares. Los ejercicios de flexibilidad también preparan el cuerpo para la tensión de los ejercicios que haces todos los días. Los beneficios de los ejercicios de flexibilidad, por lo tanto, son muchos siempre se realizan de manera organizada.

La práctica de ejercicios de estiramiento, elongación y flexibilidad generalmente son ejercicios que al comienzo de la práctica de yoga resultan incómodos e incluso dolorosos. Pero se deben trabajar a plena conciencia buscando la relajación y no la tensión en la postura. Desde lo mental se debe dirigir al cuerpo físico para que vaya relajándose y saque todas las tensiones de mas que no ayudan al estiramiento de un musculo o grupo muscular. Incluso en una postura de estiramiento hay muchos practicantes que tensionan hasta la cara, esto de a poco debe ser corregido, ya que debemos ir suavizando todo nuestro cuerpo, siendo consientes de que solo debemos trabajar en el estiramiento, elongación y flexibilidad de una zona de nuestro cuerpo y que el resto solo acompaña al ejercicio o postura.

Estos estiramientos, elongaciones o ejercicios de flexibilización deben hacerse con una buena entrada en calor como el saludo al sol o surya namaskar. En yoga los estiramientos se practican sin “rebotar” en la postura como se hacen generalmente en algunas clases de gimnasia. Se debe armar el estiramiento o postura y de a poco trabajando con la respiración vamos ganando terreno, avanzando en la elongación poco a poco. En la inhalación acumulo prana, energía vital y en la exhalación avanzo en el estiramiento suavemente, sin tironeos ni presiones excesivas.

Siempre en yoga una postura tiene su contra postura para trabajar de manera armónica  pareja y equilibrada nuestro cuerpo.  

El Secreto de la Flexibilidad
Practicando Yoga no solo se mantiene la elasticidad y se eliminan los anormales depósitos de minerales de los huesos, sino que es posible recuperar la juventud perdida.
La elasticidad del cuerpo depende del estado de las arterias y de la columna vertebral, la acumulación gradual de sedimentos, como cal, en las válvulas arteriales y venosas debido a las impurezas de la sangre, da lugar a la inflexibilidad de estas partes.
Conservar e incrementar la flexibilidad del cuerpo es uno de los principales objetivos de 
las Asanas.
Kino MacGregor y Sofía Xirotiri

Gracias a la técnica adecuada, se puede recuperar muy bien la flexibilidad aun cuando no la hemos trabajado con continuidad en nuestra vida.
Creemos que lo único que limita nuestra flexibilidad son los músculos y los ligamentos pero se ha comprobado que podemos lograr una flexibilidad infinitamente mayor con actitud mental correcta que por una tracción violenta sobre los músculos que se resisten.
Para acrecentar nuestra flexibilidad real es indispensable trabajar en el nivel del control nervioso, es decir actuar mentalmente sobre nuestro cuerpo.
El individuo medio no puede tocar el suelo con sus dedos manteniendo las rodillas rectas incluso a la edad de veinte años. Este tipo de endurecimiento de los ligamentos puede reducirse a un mínimo practicando los ejercicios de Yoga. El cuerpo será flexible como el de un niño, incluso a avanzada edad. Cuanto mayor somos, los ligamentos se van endureciendo y la columna vertebral se vuelve rígida. El endurecimiento excesivo puede ser debido a distintas causas, pero especialmente a la alineación defectuosa del cuerpo y pobreza del equilibrio, lo que causa el acortamiento de los ligamentos.
La presión causada por el acortamiento de los ligamentos en la base del cráneo, irradia a los nervios que pasa a través de la ligazón facial. Estos dolores de cabeza, hombros y brazos pueden eliminarse con algunas posturas del Yoga.
Los ejercicios de Yoga están indicados principalmente para mantener la apropiada curvatura en la columna y aumentar su flexibilidad mediante el alargamiento de los ligamentos longitudinales y posteriores.
El estiramiento de los músculos previamente relajados constituye una característica esencial de las Asanas, que explica también porque relajan mejor y más pronto que la gimnasia, la que procura el desarrollo de la musculatura somática mediante la contracción repetida de los músculos voluntarios.


El músculo puede encontrarse normalmente en tres estados diferentes:
1) Contracción: Es la fase útil del funcionamiento muscular durante la cual el músculo al contraerse actúa sobre el esqueleto y proporciona el trabajo mecánico que permite efectuar el movimiento.
2) Tono: Es el estado normal de cualquier músculo en vigilia, no activo, pero listo para contraerse en cuanto le llegue una orden bajo la forma de influjo nervioso.
3)Relajación: El músculo esta distendido, es el estado de los músculos durante el sueño y en los ejercicios de relajamiento del Yoga.

A estos tres estados hay que agregar otro: el del músculo estirado. Es una situación particular y diferente de las otras tres, el músculo es incapaz de estirarse por si mismo: El estiramiento se produce por una acción exterior.
El músculo es muy extensible en su límite normal de elasticidad. Cuando se alcanza este, el músculo puede estirarse aun mas pero muy lentamente. Se estirara y lo hará tanto mejor cuanto más relajado esté. Una tracción brusca sobre no músculos relajados puede incluso traumatizarlos. 

Una tracción lenta progresiva, continua sobre un músculo no ofrece peligro, por el contrario, adra a este una serie de efectos favorables como exprimir la sangre, especialmente la venosa. La circulación venosa depende, no del impulso cardiaco, sino de las contracciones y descontracciones alternativa de los músculos que , al comprimir las venas, impulsa la sangre hacia el corazón. Pero el músculo retoma su volumen normal y “aspira sangre fresca”, que lo “enjuaga”, lo “desengrasa” y lo alimenta.



Recordemos que una buena “puesta en marcha”o entrada en calor antes de una sesión de Asanas facilita mucho el trabajo, porque los músculos en calor se estiran más fácilmente.

Durante el tiempo de reposo en el suelo, la sangre fluye en gran abundancia a los músculos que han sufrido estiramiento. Este relax constituye una fase esencial y no hay que precipitarse de una postura a otra. No comience la próxima Asana sino cuando la respiración y los latidos del corazón han vuelto a la normalidad.
Posturas de yoga para la flexibilidad
Hay posturas de yoga para la flexibilidad como la del pez, el loto, la cobra, el triángulo simple, el arco, etc. Algunas se realizan de pie, otras sentados, otras acostados. Con ellas se estiran y flexibilizan los músculos de la columna vertebral, las caderas, las corvas, en fin, todo el cuerpo físico.

Para las personas que padecen algún tipo de desequilibrio, ya sea físico o mental, los beneficios del yoga para la flexibilidad son incalculables, pues llega a su vida una calma, una tranquilidad y un sosiego imprescindibles para su sanación.
Siete aspectos fundamentales de los beneficios de la práctica del yoga para la flexibilidad.
• Por supuesto: aumento de la flexibilidad
• Adiós a la rigidez, la tensión, el dolor y la fatiga de los músculos
• Más lubricación y movimiento de las articulaciones
• Mejor funcionamiento de los ligamentos, tendones y aponeurosis de la vaina que rodea los músculos
• Cero cansancio ni agotamiento
• Mayor circulación de la energía y por consiguiente, desbloqueo energético
Cuando realizamos los ejercicios yoga para la flexibilidad, nos sentimos plenos, satisfechos, realizados, flexibles, en forma. Podemos hacer casi cualquier movimiento o practicar diversas disciplinas, pues le volvemos a dar a nuestro cuerpo ese don que un día tuvo y que sencillamente había olvidado: el de la flexibilidad.

FLEXIBILIDAD Y ELONGACIÓN
La flexibilidad es una cualidad física a la que hasta hace relativamente poco no se le concedía la importancia que merece, y aún hoy no se trabaja todo lo bien que se debiera; es el objetivo de este artículo dar a conocer una metodología y un porqué de muchas de las acciones que llevamos a cabo y otras que dejamos de hacer. 
La flexibilidad tiene dos componentes: elongación muscular y amplitud articular; es decir, la capacidad que tiene la musculatura para alargarse y el rango de movimiento que permiten los elementos articulares (uniones entre huesos).

Como la flexibilidad involuciona con la edad, debemos trabajarla regularmente: al nacer tenemos una flexibilidad del 100% que con los años vamos perdiendo; poco a poco nos vamos haciendo más rígidos.
Los estiramientos fundamentalmente tienen dos mecanismos de acción sobre el sistema muscular:
1. A NIVEL VASCULAR provoca un efecto de "bomba de succión" que hace aumentar el riego sanguíneo en el interior del músculo.
2. A NIVEL NEUROMUSCULAR provoca una modificación del tono, ya sea estimulando o inhibiendo el huso neuromuscular, dependiendo de la intensidad y duración del estiramiento.
De esta manera, según en qué momento del entrenamiento empleemos los estiramientos van a realizarse de un modo diferente para conseguir los efectos deseados, y por tanto una mejor predisposición para la actividad que vamos a llevar a cabo. 

ELONGACIÓN MUSCULAR + AMPLITUD ARTICULAR =FLEXIBILIDAD


Elongar para lograr flexibilidad:
Si usted tiene un perro o un gato, probablemente haya notado cuán seguido le gusta, a su mascota, elongarse.
Estirarse genera bienestar; especialmente, después de haber estado todo el día echado. O, como sucede más a menudo con los seres humanos, después de haber estado todo el día sentado.
Pero a diferencia de los animales, nosotros no somos tan propensos a pararnos y estirar nuestros cuerpos tras largos períodos de inactividad, aun cuando nuestros cuerpos no desearían nada más que una buena elongación. De estar sentados todo el día en un escritorio o frente a una computadora, pasamos, normalmente, al asiento de un auto, autobús o tren y, luego, en casa, a otras actividades, pero también sentados: comer, leer, ver televisión, pagar cuentas —en línea— y contestar correo electrónico.

Con el 60 por ciento de los adultos mayores de 50 años llevando una vida inactiva, ¿sorprende a alguien que veamos más problemas de salud relacionados con articulaciones y músculos que se insubordinan tornándose rígidos, inflamados y hasta dolorosos? Envejecer también contribuye a la rigidez muscular y la escasa flexibilidad: a medida que envejecemos, los músculos tienden a perder elasticidad, y los tejidos alrededor de las articulaciones se hacen más densos. Eso dificulta el movimiento. De hecho, uno puede perder, cada 10 años, el 10 por ciento de la flexibilidad si no hace nada. Aquí, es verdaderamente aplicable el adagio que reza: “Si no lo usa, ¡lo perderá!”.
La mejor rutina de actividad física es una que incluya los cuatro pilares del acondicionamiento físico: flexibilidad y estabilidad, actividades para adquirir resistencia (aeróbicos, caminatas), entrenamiento de fuerza y equilibrio. 

La elongación ayuda a mantener sus músculos distendidos, lo que mejora su flexibilidad o capacidad para inclinar/doblar su cuerpo sin lastimarse. La elongación frecuente puede permitirle ganar movilidad, haciéndole más fácil inclinarse/agacharse y alcanzar elementos en alacenas, según Jay Blahnik, especialista en acondicionamiento físico y autor del libro Nuevo método de estiramientos para todos. “Es como una recompensa que uno puede sentir cada día”, asegura.

También hay otras gratificaciones. Mantenerse flexible puede ayudarlo para: Mejorar y mantener su rango de movimiento, lo que, a su vez, mejora el equilibrio, Prevenir caídas, Aliviar dolores crónicos, Disminuir la tensión y el estrés, Mejorar la circulación y la concentración, Potenciar su energía y Mejorar su postura.
Las recomendaciones de elongar o de no hacerlo están repletas de conceptos erróneos y de estudios conflictivos. Existe poca evidencia que permita clarificar estas cuestiones. La elongación ha sido promovida durante años como parte esencial de los programas de acondicionamiento físico, como una forma de disminuir el riesgo de lesiones, prevenir la inflamación y mejorar el rendimiento. Pero, ¿qué dice la evidencia? 
Las últimas investigaciones concluyen que elongar puede disminuir el dolor y la inflamación después de hacer ejercicio. Sin embargo, ninguna evidencia respalda la teoría de que elongar inmediatamente después de realizar ejercicio pueda prevenir las lesiones por sobrecarga física o agudas.

Según los especialistas, lo que resulta clave en el debate sobre la prevención de lesiones es cuán a menudo se elonga. La elongación habitual que se hace durante un período de tiempo, como una clase de yoga o de elongación, puede disminuir el riesgo de lesiones. Sin embargo, los períodos cortos pero intensos de elongación, o el estiramiento que se hace sólo antes y después de entrenar, no lo harán. 



Tenga presentes estos prácticos consejos de seguridad cuando elongue:
Comience lentamente. Se tornará más fácil elongar a medida que adquiera práctica.
No lo fuerce. Sobre estirarse puede causar dolor y lesiones. Puede sentir una ligera tensión al elongar, pero no debería doler. Si duele, deténgase.
Respire profundamente. No aguante la respiración. Respirar lenta y profundamente lo ayudará a relajarse y hará más fácil la elongación.
Precaliente: Si elonga antes de hacer ejercicio, caliente su cuerpo previamente durante, por lo menos, cinco minutos, con movimientos livianos como caminar o marchar en el lugar. Debería evitar elongar un músculo frío, ya que puede aumentar el riesgo de sufrir una contracción.

Elongue todos los grupos musculares principales, aguantando cada elongación por, al menos, 30 segundos. Los profesionales del acondicionamiento físico recomiendan concentrarse en los músculos de las pantorrillas, los músculos frontales y posteriores de los muslos (cuadriceps y aductores, respectivamente), flexores de la cadera (psoas ilíaco), del pecho (pectorales) y espalda (dorsales). También puede elongar su cuello, hombros, muñecas y tobillos.
Trate de elongar tres veces por semana y la mayoría de los días de la semana en los que haga ejercicio.
Tenga cuidado al elongar después de una lesión o si padece de alguna afección crónica (consulte a un médico).

Escuche a su cuerpo y haga lo que pueda. Todos tenemos un grado de flexibilidad diferente, que es determinado, en parte, por nuestros genes.
Elongación y más elongación :
Aquí hay algunas actividades que puede probar para mejorar su flexibilidad. También pueden desarrollar fuerza o equilibrio, o ambos:
Yoga-Pilates-Ballet, danza moderna-Tai Chi, artes marciales-Natación-Pelota de estabilidad/equilibrio.

Si está tomando clases, dele a su cuerpo una oportunidad para descansar y reponerse tomándose un día para no elongar. Si usted elonga como parte de una rutina como caminar o trotar, varíe la forma en que lo hace. Por ejemplo, alterne ejercicios de elongación estática y dinámica: agáchese, inclínese a uno y otro lado, rote su cuerpo hacia ambos lados, pero no rebote. “La elongación con movimiento controlado es muy buena para ayudarnos a funcionar durante el día”, comenta Blahnik.

Elongar a lo largo de la jornada, en lugar de hacerlo en un único y más extenso momento del día, también está perfectamente bien. Un par de movimientos de estiramiento en la mañana, después de salir de la cama; por la tarde, cuando llega a su casa del trabajo; y en su escritorio, durante el horario del almuerzo o de descanso, puede revigorizar la mente y el cuerpo.
“Elongar tiene que ver con aprender cómo se logra una relajación de manera cómoda e individual. Le permite volver a ponerse en contacto con su cuerpo y con el modo en que se siente” —dice Bob Anderson, autor de Stretching In The Office (Elongando en la oficina)—. “Y cuanto mejor sintonía logra con su cuerpo, más activo quiere estar”, asegura Anderson.
Ya sea que esté intentando estar activo o haya estado activo por mucho tiempo, elongar lo hará sentir estupendamente bien, en todo sentido. Según Anderson: “Es el elemento que permite que a las personas les vuelva a agradar su cuerpo y sientan que lo están haciendo bien”.
  MEJORAR NUESTRA PRACTICA DE POSTURAS DE ESTIRAMIENTO DE YOGA
Al principio cuando nos iniciamos en la práctica de yoga no nos enteramos mucho de lo que hacemos. Cuando vamos avanzando en una práctica regular seguramente empezamos a tomar conciencia de lo que hacemos con nuestro cuerpo físico. Queremos lograr cada vez más y mejor flexiones, posturas y estiramientos. Ahora bien, debemos ser consientes de nuestros límites y de nuestras aptitudes.
Una actitud poco favorable es la de mirar al de al lado y compararse. Esto puede traer consecuencias de sobre/exigencia y posterior lesión.

Una lesión... nos pasamos del delicado límite que hay entre “poner a prueba” el cuerpo, lo cual implica sensibilidad, auto-observación, cariño... y el “exigir al cuerpo”, sin la sensibilidad suficiente... Entonces, un músculo desgarrado, un ligamento súper inflamado, un pellizco en la lumbar...
La lesión es sin duda el Gran Maestro de la práctica, nos devuelve la atención consciente, la sensibilidad, de manera amplificada. Nos baja el ego que siempre quiere más y mejor y nos regresa a la mat con una actitud más humilde, más yóguica, Ahimsa: No-Viole-o-ncia. 

Sólo si practicamos yoga desde la sensibilidad, con la conciencia de nuestros propios límites, aceptándolos, no sólo podremos llegar a nuestra mejor postura, sino qué estaremos empezando a practicar yoga, disfrutándolo, no como formas externas sino que éstas serán la viva expresión de nuestra verdadera forma interior.
Yoguis y maestros pueden reducir el riesgo de lesionarse poniendo atención a las siguientes siete recomendaciones durante los estiramientos:

ACTITUD: "Yo he observado que las lesiones ocurren menos frecuentemente cuando los yoguis tienen una actitud de devoción, rendición, aceptación y honestidad" dice Louis Ellis, maestra de Ashtanga Yoga en Fayetteville, Arkansas. "Las lesiones suceden cuando hay competitividad, ambición, insensibilidad, prisa y apego a los resultados de la práctica. Cuando el ego se ve involucrado esperando resultados, eso no es realmente yoga, es ejercicio."
ALINEACIÓN: "El yoga implica riesgo porque le estás pidiendo a tu cuerpo moverse dentro del rango más amplio posible de movimiento," anota John Friend, fundador de Anusara Yoga. "Sin un enfoque en la correcta alineación, seguiremos viendo un montón de lesionados."

VIEJAS LESIONES: Las lesiones pasadas, particularmente en las articulaciones, son vulnerables de volverse a lastimar. Los maestros deben preguntar a sus nuevos alumnos sobre sus lesiones, y los alumnos deben comunicar a los maestros sus necesidades especiales antes de la clase, si es que se sienten apenados al mencionarlas frente al grupo.
SEÑALES DE PELIGRO: "Si tu respiración se vuelve exagerada o tienes que abrir la boca para tomar aire, puede ser una señal de que te estás pasando del límite," dice Edward Modestini, quien remarca que el límite de cada persona puede variar de un día a otro dependiendo de la dieta, el sueño, las emociones y otros factores. Otras señales de peligro son cuando "tiemblas más allá del control, o cuando las posturas se sienten colapsarse, en vez de emerger."

TRANSICIONES: "La gente olvida que dos terceras partes de la práctica es entrar a las posturas y salir de las posturas, con control y atención," dice Ana Forrest, maestra de yoga de Orcas Island, Washington, y fundadora del Forrest Yoga Circle de Santa Mónica, California. "Aquí es donde la gente
LÍMITE" INDIVUDUAL: Una parte esencial de la práctica de Yoga es el desarrollo de la atención para reconocer cuándo alcanzar y cuándo descansar. En una práctica consciente, el acto de no dañarse mediante retroceder y descansar, es realmente un verdadero yoga.
ENCONTRAR UN BUEN MAESTRO: "Lo que hace a un buen maestro es su profundo respeto por sus alumnos, no que sus alumnos logren poner las manos en el suelo," dice Judith Hanson Lasater, maestra de yoga, quien recomienda a sus alumnos hablar de sus problemas y preocupaciones. Y 
Recomendaciones: “Para minimizar el riesgo de lastimarse, estudiantes y maestros necesitan entender cuáles son las áreas del cuerpo más sensibles a lastimarse, y saber cómo protegerlas”, dice Roger Cole, científico y maestro de Iyengar System en Solana Beach, California. Menciona la espalda baja, rodillas y cuello como las más propensas, seguidas por la articulación del sacro ilíaco y los isquiotibiales. 

Las lumbares y el sacro iliaco están muchas veces relacionados a las flexiones al frente porque comprimen los discos intervertebrales y sus ligamentos. “para hacer estas posturas más seguras, gira la cadera tanto como puedas antes de que la espalda se vea involucrada, alarga la columna, no flexiones demasiado lejos y nunca te fuerces a ti mismo durante la postura.

Girar la cadera conlleva su propio riesgo en los isquiotibiales, especialmente en la inserción de los músculos con los huesos”. Para prevenir lesiones en la rodilla, Cole enfatiza la importancia de no forzar las rodillas en Padmásana (loto), sino girar la articulación del fémur y la cadera. LLevar el pie hacia arriba o empujar la rodilla hacia abajo, aplica una fuerza tremenda en los cartílagos internos de la rodilla.

La postura que más lastima a personas de más de 40 años es Sarvangásana (la vela) , según Larry Payne, terapeuta y maestro de yoga de Los Angeles. Para los principiantes sugiere ArdhaSarvangásana, una variación donde las manos sostienen el peso de la cadera, aligerando la presión sobre el cuello. Sarvangásana es especialmente peligrosa para la gente con un sobrepeso de 15kg extras. Él siempre ofrece la opción de Viparita Karani, con o sin cojín. Roger Cole está de acuerdo con que el cuello puede ser vulnerable en Sarvangásana si se tolera con todo el peso del cuerpo. “El cuello tiene una curvatura natural y la vela lo dobla en el sentido opuesto. Practicarla agresivamente puede contribuir a dañar los discos”.
“Con todas estas consideraciones muchas personas se pueden asustar de practicar Hatha Yoga, pero en realidad el yoga es muy bueno como para perdérselo. Algunas de las grandes lecciones es actuar con conciencia, balance, no agresivamente, y con sentido común. SI la gente lo hace así, puede disfrutar de una práctica feliz y segura.”, Anota Cole.

“A pesar de este enfoque sobre los riesgos durante la práctica, el Hatha Yoga es una de las formas de “ejercicio” más seguras”, dice Lewis Maharam, médico del deporte de Manhatan y director del New York City Marathon. “Con frecuencia recomiendo Yoga a mis pacientes, especialmente a los corredores, quienes tienen una fuerte tendencia a la rigidez. Si ocurren lesiones en cualquier actividad –incluyendo yoga- casi siempre tiene que ver con tratar de hacer mucho, demasiado rápido.”
 Cómo sentirse cómodo en la práctica de  yoga
Según los yogas sutras de Patanjali, la verdadera definición de una asana es una postura que es a la vez estable y cómoda.

Pero, ¿cuántas veces te has encontrado a ti mismo en la postura de la paloma  con el deseo irrefrenable de salir  de ella? Sus músculos se acalambran, piensas en gritos de socorro, y tu mente te lleva a lugares que son tan incómodos hasta que simplemente no puede soportarlo más y  salís de la postura. 

No te preocupes, es perfectamente normal! Y mucho más fácil que luchar consigo mismo es mantenerse en la postura. Aquí voy a recomendarte como preceder.

1. Respirar El primer paso, respirar. Inhale, exhale. Inhale, exhale. Simple, o no tanto. Es natural para nosotros contenemos la respiración durante momentos de estrés, confusión, o tareas cotidianas simplemente. De hecho se requiere esfuerzo para respirar, me refiero a realmente respirar. 
Pero venir a nuestra respiración es primero. Esto nos ayuda a encontrar esa conexión cuerpo-mente que es tan importante para aquietar la mente (que es el paso 2). Cuando llegamos a nuestra respiración, nuestro sistema nervioso parasimpático es tranquilo y consciente. Es como un masaje en nuestro sistema nervioso. Basta con probarlo ahora. Concéntrese en su respiración. Cierra los ojos. Luego, observar lo que sucede. Probable que su mandíbula se aflojó, sus hombros se relajan hacia abajo y hacia atrás, y su mente se vuelve más tranquila.

2. Aún tu mente está allí.  Esto suena más fácil de lo que es. Y esta es la belleza de yoga. Cuando te metes en una postura, las cosas están así. Tu mente empieza a divagar. Tu cuerpo empieza a hablar con vos, que le recuerda cualquier pequeña molestia. Se empieza a escuchar la charla en su mente, hasta que le convence de cualquier mentira que está tratando de decirle. No, no se va a morir en esta postura. No, no te va a matar para seguir en esa postura. Aquietar la mente significa encontrar control. Y una vez que la mente se aquieta, que puede estar disponible para recibir la información que realmente importa. Se trata de "yoga chitta vritti nirodha", traducido al "yoga es el dominio de aquietar la mente-materia." Una vez dominado, el verdadero Ser brilla.




3. Sea Paciente Al igual que todos los  profesores decimos siempre en nuestras clases ", milímetros son miles." Esto es cierto en el yoga-y en la vida. El hecho de que no se puede entrar en una pose, no significa que no aspira a ser algún día. Su cabeza no puede tocar las rodillas en Uttanasana sin una ligera curva, pero cada día se respira en la postura, aquietar tu mente, y encontrar la paz con su cuerpo, ese extra milímetro de extensión sólo podría llevarlo a su borde. Y eso está logrando mucho.
4. Aceptar Las Limitaciones De Su Cuerpo No todo el mundo estaba destinado a sentarse en loto. Este es sólo un ejemplo, pero se obtiene lo que estoy diciendo. Todo el mundo tiene una estructura diferente del esqueleto, musculatura, los ligamentos y la flexibilidad. Por no hablar de todos los estilos de vida los factores que influyen en nuestra capacidad de mover y doblar. 

5. Por Encima De Todo, El Amor No importa lo que está sucediendo a su alrededor, o si usted está en este momento, usted está exactamente donde se supone que deben ser. Ama y se acepta. Amor y aceptar sus alrededores. Y amar y aceptar a los demás que están en tu vida. En última instancia, cultivar la paz interior, que pronto permear todo a su alrededor. Si podemos encontrar el confort y la estabilidad en una postura de yoga difícil, ciertamente podemos tomar esta práctica fuera de la lona, ​​encontrando el mismo confort y estabilidad en la vida cotidiana.

6. Cuida tu alimentación. Mucha gente que practica yoga vive a base de café y de una dieta rica en trigo y lácteos. Estos “alimentos yóguicos” son nefastos para tu sistema nervioso, tu flexibilidad y tu bienestar general. Lo que tu tejido conectivo necesita son alimentos ricos en minerales, especialmente en azufre y magnesio, además de otros antiinflamatorios, como la cúrcuma y las grasas Omega-3.

                                   Texto recogido en su mayor parte del blog: http://vivianayoga.blogspot.com.es/

24 septiembre 2016

KRISHNAMACHARYA. UNA REFLEXIÓN


"...Todos tienen el derecho de hacer yoga. De todas las castas, mujeres, hombres, jóvenes, viejos y muy viejos, el enfermo, fuertes, débiles, adolescentes, etc., todos tienen el derecho de yogabhyasa (práctica de yoga) sin restricciones de edad o casta.
Los obstáculos para convertirse en yogui son sueño, pereza y enfermedad…
Desde tiempos ancestrales, cuando se realizaba el veda adhyayanam (canto védico), los svaras (notas udatta (elevada), anudatta (grave) y svarita (medio/articulado)) en los aksharas (sílabas) de los vedas fueron observados y dominados hasta la perfección; en la música, las reglas de sruti (división de octavos), layam (métrica), thrtam y anuthrtam son seguidos…
Similarmente en yogasana, pranayama y mudras, los vinyasas que fueron transmitidos desde tiempos ancestrales deben ser seguidos.

Pero hoy día, en muchos lugares, estos grandes practicantes de yogabhyasa (práctic de yoga) ignoran el vinyasa krama y apenas mueven y doblan y sacuden sus brazos y piernas y afirman que están practicando asana abhyasa. Esto lo están haciendo no solamente con yogabhyasa sino también con el veda adhyayanam y los mantra upasanas donde las reglas están siendo ignoradas y la gente vergonzosamente practica esto como si fuesen parte de su mundo material. Si este comportamiento continua por algún tiempo, hasta los vedas serán arruinados.

Todos saben que nada que se realice no siguiendo las reglas preestablecidas no traerán resultados. Cuando sabemos que esto es verdad, ¿Hay necesidad de reiterar esto por la gran tradición de yogabhyasa, veda adhyayanam y mantra upasana los cuales proporcionan los mejores beneficios?. Algunas personas, quienes se involucran en sahavasa dosha y se interesan solo en sus beneficios tangibles, dicen que ellos no ven ningún motivo para seguir sanatana dharma o karma yoga. Hay razones para que digan eso. Me gustaría mencionar brevemente unos puntos orientados a este asunto:
1. Ellos no siguen las reglas tales como vinyasa.
2. Sus maestros no enseñan utilizando los secretos y las técnicas relacionadas a su propia experiencia.
3. El Guru no ha sido instruido adecuadamente acerca del lugar y hora de práctica, la dieta y la bebida apropiada, estilo de vida apropiado para los practicantes.

Es así que muchas personas enseñan yogabhyasa a su modo, muchos dejan el camino del yoga diciendo que ellos no ven los beneficios del yogabhyasa y caen en la trampa de las diversas enfermedades. Ellos no ejercitan el cuerpo apropiadamente y gastan dinero innecesariamente. En vez de seguir el sistema apropiadamente, ellos pierden el camino y el tiempo…

A pesar de esta terrible situación, algunos jóvenes hombres y mujeres, recogen textos de yoga de aquí y allí y ávidamente comienzan a practicar sea de forma correcta o incorrecta. Para estas personas, Dios revelará los secretos del Yoga. Los tiempos modernos pertenecen a los jóvenes. Dejemos al Dios del Yoga que los bendiga con buena salud, larga vida y un cuerpo fuerte.

Siguiendo el camino que mi Guru (Sri Rama Mohana Brahmacari) me ha sugerido. Estoy escribiendo los Secretos del Yoga.
“Los vedas dicen que el verdadero conocimiento puede solamente ser revelado por sí mismo, uno no puede alcanzar ese estado a través de la lectura o el estudio solamente”
El lector debe reflexionar sobre este gran aforismo…" - Sri T. Krishnamacharya

23 agosto 2016

EL SENTIDO DEL YOGA

Nadie sabe con exactitud el momento del nacimiento del Yoga, ni cual fue el motivo de su creación, intencionado o casual.
Se establece una fecha de 5000 a 7000 años antes de Cristo, aunque algunos autores hablan de que el Yoga nació en el mismo instante en el que el hombre tomó consciencia propia de su lugar en el planeta. Quizá fue causa de una evolución natural, divina o herencia de una inteligencia anterior. Lo cierto es que ahí está y estamos siendo testigos de su herencia y su evolución.

Quizá la primera pregunta que podríamos hacernos es ¿Por qué nació?, o ¿cuál es el motivo de su práctica?

Tendríamos que remontarnos a un personaje que fue decisivo en la historia para entender el Yoga, Patanjali. 
En una época donde sólo unos pocos ascetas (sadhus) practicaban el antiguo arte del Yoga quizá aislados en tierras apartadas del bullicio y la civilización, el yoga estaba perdiendo toda su fuerza de tiempos anteriores. Sus enseñanzas sólo eran pasadas de gurú a alumno y mantenidas en estricto anonimato para el resto de los mortales.


Patanjali, cuya vivencia fecha sobre el  300 años a.C. fue un gran pensador hindú, gran apasionado por las culturas pasadas y por todas sus enseñanzas.
Así Patanjali dedicó parte de su vida al estudio del Yoga, quizá llevado en un principio de la mano de su abuelo que practicaba Yoga.
Pudo recopilar gran parte del conocimiento y prácticas antiguas del Yoga, y se podría decir que es el padre y fundador del Yoga que conocemos hoy.
Yoga es una palabra que significa unión. Los antiguos sadhus, eran grandes hombres espirituales, cuyas inquietudes eran las mismas que hoy día tenemos. 
Se hacían preguntas tales como, ¿qué sentido tiene la vida?, ¿qué vengo yo a hacer aquí?, ¿qué ocurre después de la muerte?, ¿cómo es el Universo?, ¿qué he de hacer para tener paz conmigo y con lo demás?, ¿cómo puedo mantenerme saludable?... y otras tantas a nivel físico, metafísico o espiritual.

El Yoga nace como un compendio de medidas, normas y prácticas que buscan el mejoramiento integral del individuo.
Así se compone de 8 piezas o peldaños (ashtanga), cuya práctica habitual enseña el camino de la pureza e integridad a la persona que lo practica.
Una gran parte de la enseñanza se basa meramente en principios morales y/o espirituales, y para llegar a ellos has de cambiar tu manera de pensar recordando frecuentemente esos principios. La meditación forma parte de ese trabajo, buscando a través de ella la calma y la paz mental en todo momento. Y en último extremo la unión con aquella fuerza superior, ente o Dios que nos dirige y que no alcanzamos comprender.

Otra parte importantísima del Yoga se refiere a la respiración. 
Partimos de la idea de que todo es energía (Prana), así que el aire es la energía más importante por excelencia para vivir. El aire está cargado de esa energía y el uso de ejercicios respiratorios mantenía a los yoguis jóvenes y alertas en todo momento.

La parte más conocida visualmente de lo que es el Yoga se refiere a las posturas físicas y/o movimientos dinámicos.
Si bien estas posturas (asanas) ejercen un papel importante a nivel de centros energéticos internos (chakras) y emocionalmente, sin duda su papel va más encaminado como sistema de ejercicio físico para fortalecer el cuerpo (músculos, tendones, ligamentos y huesos), mejorar el estado de la circulación y facilitar el vaciado de impurezas a través de los sistemas linfático, glandular y excretor. 

Así podemos decir que un trabajo intenso físico mejorará considerablemente tu salud física y tu respiración, pero no asegurará de ningún modo que sólo con esa práctica mejore tu carácter o el trato contigo mismo o con los demás.
Se puede ser un gran artista con tu cuerpo haciendo sofisticadas posturas y ser también un incompetente, un envidioso, un vanidoso o un avaricioso, haciendo a los demás una vida infeliz o a él mismo.

Con esto concluyo que para practicar Yoga tengas en cuenta las 8 piezas de las que se compone y tomes ese camino, tal y como describió Patanjali en sus Yoga sutras.

Haz tu práctica con consciencia de tu respiración, de tu postura, de tu ser. 
El yoga ha de ser llevado cada día durante 24 horas con amor y respeto hacia ti y hacia el mundo.

Quererse a sí mismo, respetar a los demás seres, amar la vida, aprender cada día, disciplinarte, disfrutar de lo esencial son puntos básicos para iniciarte en el verdadero camino del Yoga.

                                                                                                                                                                       Texto de José Gelices