El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

12 enero 2012

SUPTAVAJRASANA. POSTURA DEL ENSUEÑO DIAMANTINO


Esta es una postura pelviana supina. Se dice que este ásana eleva la energía de tus chakras muladhara, swadhistana y manipura.
Estira profundamente los cuádriceps y tibiales. Flexibiliza las rodillas y los tobillos.
Fortalece y tonifica los órganos de la zona pelviana, las vísceras, el abdomen y los nervios relacionados con los órganos sexuales.
Ejerce un excelente masaje sobre la región lumbar.  Seda el sistema nervioso y serena la mente.
Para realizarla nos sentamos en la posición pelviana (piernas flexionadas con los talones a los lados de los glúteos y las rodillas pegadas).
Desde esta posición nos vamos reclinando hacia atrás apoyando los antebrazos en el suelo. Llegamos a tumbarnos completamente con la espalda en el suelo.

Las manos pueden quedar apoyadas detrás de la nuca o estiradas por encima de la cabeza y apoyadas en el suelo. Para desarmar la postura podemos inclinarnos a un lado y estirar la pierna contraria. O también apoyando los codos para elevar el tronco hasta sentarnos.

Este ásana eleva la energía sensual de la persona y mejora la digestión.
Emocionalmente desarrolla la aceptación de aquello que nos duele y no podemos cambiar, el amor a lo diferente, expande tu corazón más allá del egoísmo.


No hay comentarios: