El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

21 enero 2012

SIRSASANA. EL MUNDO DEL REVÉS

Sirsasana o postura sobre la cabeza


Sirsasana
Considerada como el rey de las ásanas. Sus beneficios son innumerables: calma el sistema nervioso, estimula el corazón, nutre las células cerebrales (con el consiguiente beneficio para problemas neuronales), mejora la circulación, equilibra el sistema hormonal como el digestivo y fortalece el espíritu dando seguridad.
En esta postura el peso del cuerpo recae sobre la cabeza y los brazos. La cabeza pesa unos 4 kg y el cuerpo considerablemente más, por tanto, resulta fundamental que mantengas una alineación adecuada y te prepares bien. 
Para realizarla arrodillate en el suelo, coloca los antebrazos en la alfombrilla procurando que la separación de los codos no sobrepase la línea de los hombros y formando un triángulo al entrelazar los dedos. 
Si trabajas frente a una pared para evitar caídas al principio, coloca los nudillos a unos 8 ó 10 centímetros de la misma.
Cuando realices la elevación sobre la cabeza es importante que subas bien desde los codos y los hombros. Practica empujando con los codos hacia abajo y moviendo los hombros hacia arriba, en dirección a las caderas, y cierra el espacio entre el suelo y el borde de las muñecas. 
Estos movimientos deberían incrementar la distancia entre los hombros y las orejas y alejar la cabeza del suelo, Si no lo consigues significa que aún no estás preparado para la postura y necesitas más trabajo preparatorio que incremente primero tu fuerza y flexibilidad.

Urdhva Padmasana

Apoya la coronilla entre los dedos entrecruzados. Para conseguir una correcta alineación del cuello, sólo la parte superior de la cabeza debe estar en contacto con el suelo.
Mete los dedos de los pies hacia dentro y estira las rodillas para formar una V invertida, Avanza con los pies hacia la cabeza.
Cuando encuentre el centro de gravedad empieza a elevar los pies hacia el techo. Estira las piernas completamente y tensa el abdomen.
Mantén al principio la postura durante cinco respiraciones; poco a poco podrás aumentar el tiempo hasta poder mantener la postura durante 10 ó 15 minutos.
Baja despacio y descansa en la postura del Niño antes de volver a una posición normal.


No hay comentarios: