El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

09 marzo 2012

YOGA Y SALUD SEXUAL

El Yoga mejora la salud sexual porque a nivel fisiológico mejora la vitalidad, el tono muscular, la flexibilidad de las extremidades y hace más eficiente los sistemas nervioso, circulatorio y glandular. A nivel psicológico, al liberar tensiones, ansiedades y angustias, obtenemos una relajación general para la acción y una atención total.
En las escuelas donde se pretende alcanzar los límites de la contemplación o la iluminación mística es frecuente que exija castidad. Pero para el practicante de yoga que cuenta con una pareja o que es padre de familia no se le puede exigir el celibato, aunque sí se puede esperar de él que su vida sexual ayude a reforzar su vida espiritual.
Sin lugar a dudas la vida sexual de una pareja toma nueva vitalidad y alcanza una calidad mayor cuando uno de los miembros de la pareja practica Yoga, y aún mejor, si lo practican los dos.
Ciertas asanas aumentan enormemente la vitalidad y la agilidad, e incluso algunas posturas concretas sirven para recuperar el vigor sexual perdido como la Postura del Rayo, la Vela, el Arado, el Arco o el Saltamontes, entre otros..., potenciando la líbido y tonificando las glándulas sexuales, viniendo muy bien en casos de eyaculación precoz, trastornos menstruales, menopausia, impotencia y frigidez.




Una tradición que sobrevive en la India, y que hoy se está dando a conocer en el resto del mundo es el Tantrismo. Este es de origen muy antiguo y pretende utilizar la energía sexual para despertar una consciencia superior. 
Y en este sentido existen dos vertientes:
En una, la energía sexual se conserva guardando la castidad. Se trata de una sublimación y no de ver el sexo como contrario a la vida espiritual. Las energías sexuales son muy valiosas y hay que aprovecharlas para la autorrealización. El Yoga aumenta la energía sexual; pero también desarrolla la facultad de transmutar esta energía en una actividad creativa y divertida si se desea.
Una segunda opinión hace del acto sexual un acto mágico contemplativo. El objetivo final del Yoga es una unión de fuerzas (positiva-negativa) o yin yang del cosmos. La unión del Yo individual (Atman) y el Yo universal (Brahma) está simbolizada en el emparejamiento físico del hombre y la mujer.
Los coitos rituales pueden ser reales o un trabajo activo de imaginación. Se puede retener el orgasmo o permitir que se produzca después de una larga unión.
El Tantra considera la vida como una danza, un juego energético universal, y ve en la unión física de hombre y mujer un camino místico, sendero perfecto hacia el éxtasis.


PINCHAR: Artículo médico sobre Yoga y salud sexual 



No hay comentarios: