El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

11 agosto 2012

ASTAVAKRASANA. LA POSTURA DE LOS OCHO ENCORVAMIENTOS

Asana dedicada al sabio Astavakra. La historia cuenta que estando el sabio en el vientre de su madre, su padre Kagola se confundió en varias ocasiones al recitar las sagradas escrituras. Astavakra al oirlo, aún sin nacer se rió.
El padre enfurecido maldijo a su hijo a nacer como Astavakra, esto es, encorvado en ocho partes del cuerpo. 
El padre del sabio había sido derrotado en un debate filosófico por Vandi, el erudito de la corte de Mithila.
Siendo aún niño, el sabio era ya un gran erudito y vengó la derrota de su padre venciendo a Vandi con inteligentes argumentos. Su padre entonces le bendijo, con lo que desapareció su deformidad y pudo erguirse.



Con las piernas flexionadas colocamos la palma de la mano derecha en el suelo entre los pies, y la palma de la mano izquierda en el suelo por fuera del pie izquierdo.
Pase la pierna derecha por encima del brazo derecho hacia el hombro. Levante ambas piernas del suelo. Entrecruce los tobillos, pasando el pie izquierdo por encima del derecho y estire ambas piernas hacia la derecha. El brazo derecho queda atrapado entre los muslos y ligeramente flexionado.
A continuación doble los codos flexionando a la vez el tronco hacia adelante hasta que quede paralelo al suelo. Mantener unos segundos y vuelve a la posición inicial para repetir por el otro lado.

Este asana fortalece las muñecas, hombros, tríceps y abdomen principalmente.

No hay comentarios: