El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

06 diciembre 2016

LA ILUMINACIÓN ES LA ESPIRITUALIDAD

El texto es la vida

Lo importante es despojarse de ilusiones y emociones que no
tienen cabida porque no son reales. Ilusionándose no alcanza uno
la libertad ni la mística. Dice Sócrates que: «La vida no
conocida, no vale la pena vivirla». Hay que disfrutar de las cosas, conocerlas y elegir lo constructivo. Hay que disfrutar de todo, pero sin apegarse a nada.

Cuando te desapegues, verás cómo disfrutas mucho más de todo, pues serás mucho más libre para recrearte en cada cosa sin quedar fijada en ninguna.


El dudar es esencial para la fe. El único enemigo de la fe es el miedo, no
la duda, pues si no dudas, no cuestionarás ni robustecerás tu fe, y entrarás fácilmente en el fanatismo. El fanático es el que no puede resistir el cuestionarse las cosas, y si alguien las cuestiona en su presencia se horroriza, porque teme el que le hagan dudar. No olvides que, según vives en esta vida, serás en la otra. Es ahora cuando has de buscar la verdad por ti mismo.

Una persona que camina hacia la iluminación, lo primero que se
cuestionará es: ¿Estaré loco yo, o es que están locos los demás?. Si al atacar tu doctrina tú te molestas, mala señal. ¿Por qué no escuchas y luego cuestionas?.
Tampoco te es válido poner tu seguridad en las personas que piensan como tú.

Lo importante es escuchar y cuestionarlo desde tú mismo. Esa responsabilidad es sólo tuya y no puedes apoyarla en otro por mucho prestigio y credibilidad que tenga. La apertura, así se llama fe. La fe no es inamovible y has de renovarla continuamente para que esté viva.

Nunca puedes estar seguro de a dónde esa fe te va a llevar. Es esa la fe que redime la vida, dejando muerto el pasado y empujándote al presente. El presente es la vida, y sólo aquí está Dios y la Eternidad. Por ello hay que vivir despierto, vigilante, para no perderte nada de ella.

                                                                                                Anthony de Mello 
                                                                                                                                La Iluminación es la Espiritualidad


No hay comentarios: