El secreto de mi felicidad está en no esforzarme por el placer, sino en encontrar el placer en el esfuerzo. ANDRÉ GIDE

01 febrero 2014

KARMA YOGA. SABIDURÍA EN ACCIÓN

El Karma Yoga se llama también "Yoga de la acción", pero ha de entenderse que se trata de una calidad de acción extraordinaria, a años luz del concepto "egoísta" tan admirado en Occidente. Esta cualidad extraordinaria se conoce en su forma más pura como acción sin acción (naishkarmya karma), y es un resultado de desapego (vairagya).
   En el Bhagavad Gita, que contiene las enseñanzas más inspiradas sobre el sendero de la acción, se insite una y otra vez en la necesidad del desapego, el cual se realiza por completo únicamente cuando el individuo ha encontrado al Ser (Purusha o Atman) y mora en él, el cual no es afectado por las acciones pues, como Ente puro, está por encima de ellas.


   Por la ley universal del karma, las buenas acciones engendran buenos resultados, lo mismo que la mala acción produce resultados negativos. Las intenciones cuentan como las acciones y no se sufre por malas acciones no intencionadas. Los pensamientos buenos o malos, además de poder convertirse en hábitos, tienden a convertirse en acciones de alguna manera. De ahí el dicho: "se siembra un pensamiento y se recoge una acción. Se siembra un acto y se recoge un hábito. Se siembra un hábito y se recoge un juicio". La ley del karma trabaja en nuestras relaciones con esposa, marido, hijos, parientes, amigos, compañeros de trabajo, etc. El hindú cree que tiene vidas futuras con las que puede amasar un capital kármico que lo libere de la ronda de renacimientos. Poca gente cree en la reencarnación en Occidente; pero podemos darnos cuenta de que, en cierto modo, nuestros pensamientos, acciones y hábitos crean un almacén de gracias y desgracias futuras que se manifiestan en esta única vida de la que sí estamos seguros.

   A pesar de su relación con la ley del karma, el Karma Yoga no tiene muy en cuenta las malas y buenas acciones, en el sentido de hacer una lista de ellas y reiterar las advertencias contra el pecado. A lo que se da importancia es al desapego y a la acción realizada con plena atención en el aquí y ahora y con un espíritu de cuidado y compasión.

   El Karma Yoga es sabiduría en acción y en trabajo. Las acciones del karma yogui están marcadas por el equilibrio de cuerpo, mente y espíritu. En esto, los demás Yogas principales pueden ayudar: el Hatha Yoga, para mejorar el estado físico, el equilibrio y la relajación; el Raja Yoga, para tener ecuanimidad y control de la mente: el Jnana Yoga, para el conocimiento del Ser, y el Bakti Yoga para impregnar de un sentimiento de amor y devoción todas las actividades de la vida, incluso las más humildes. Los karma yoguis refuerzan la sabiduría en acción con períodos de meditación para lograr una mayor higiene mental y una visión más profunda; pero hay una sensación  de que la meditación y la contemplación son posibles en cualquier momento. Cada acción, cuando se ejecuta con la atención debida, se convierte en contemplativa. En el Budismo encontramos un enfoque parecido: los Budistas Zen nos hablan de "todo momento Zen". Un maestro Zen, cuando le preguntaron "¿Qué es el Zen?", replicó: "Come cuando tengas hambre y duerme cuando tengas sueño".

   En el Karma Yoga, el amor y el deber se han convertido en uno, por lo que los deberes se convierten en fuente de felicidad. El basurero que ejecuta su trabajo con cuidado tiene el mismo valor que el cirujano que hace una operación delicada con el mismo espíritu e incluso superior en térmicos yóguicos, si el último trabaja sólo pensando en el dinero que va a recibir. La actitud correcta es lo único que importa.

   El corazón del Karma Yoga es la vida de servicio. Mahatma Gandhi es un ejemplo del espíritu del Karma Yoga, Albert Schweitzer también podría citarse a este respecto.

   El Karma Yoga significa servicio y trabajo sin apegarse a los frutos de la acción. Es un concepto difícil de entender por los occidentales. La mayoría de las veces produce una recuperación importante de la productividad, la eficiencia y efectividad. Un desapego del trabajo relajado, acompañado de una entrega verdadera, es un camino seguro para conseguir resultados sólidos y eficaces.

                                                                                                             El libro completo del Yoga      James Hewitt

No hay comentarios: